CÓMO ANIMAR A LA LECTURA A LOS PEQUES DE LA CASA

Leer es sin duda uno de los mayores placeres que hay. A través de la lectura, somos capaces de adentrarnos en mundos maravillosos, vivir aventuras, ampliar nuestros conocimientos…al tiempo que estimulamos la imaginación, los sentimientos y las emociones.
Los beneficios que nos aporta la lectura son incontables, sin embargo, es un hábito que muchas veces nos cuesta crear en los más pequeños y merece la pena invertir tiempo en ello.
A continuación, os dejamos una serie de consejos para fomentar y disfrutar del placer de la lectura en familia:


• Despertar la curiosidad por los libros: Los niños son esponjas, nada les empujará más a la lectura que ver a sus padres leyendo. Podéis acudir juntos a librerías, ferias o bibliotecas. O disfrutar de algún cuentacuentos en familia, de forma que poco a poco, se vayan interesando por los libros.


Elegir los libros adecuados: Es fundamental escoger los libros más adecuados a la edad de nuestros peques. Para ello, puedes pedir consejo en el colegio o en las librerías, para que se ajuste a su nivel. Debemos evitar que sean demasiado sencillos o muy difíciles, para que no les generen frustración o aburrimiento. Una mala elección podrá hacer que pierdan el interés.


• Tener en cuenta sus gustos: Deben adecuarse también a sus gustos. Os recomendamos que les involucréis en la elección, al sentirse protagonistas de la selección, su curiosidad y sus ganas de leer ese libro crecerán. Sus gustos, al igual que su nivel de lectura, irán evolucionando con el tiempo, por lo que debemos ir renovando los libros periódicamente.


• Crear un espacio de lectura atractivo: Dedicar un pequeño rincón a la lectura, atractivo y cómodo, con cojines blanditos o un pequeño sillón. También, con estanterías bajas a su altura o cajas a las que puedan acceder fácilmente solos. De esta forma, iremos despertando su curiosidad y los niños podrán escoger los cuentos y leer en cualquier momento.


• Dedicar un ratito cada día: convertirlo en un momento familiar diario, puede ser antes de dormir, como broche del día. Podéis empezar desde que son bebés, leyéndoles en voz alta, jugando con distintas tonalidades y velocidades. A medida que vayan creciendo, pueden ser los propios niños los encargados de leeros en voz alta o incluso hacer lecturas combinadas, en las que os alternéis las frases.


Poco a poco, los niños irán descubriendo que el mundo que se esconde tras los libros es infinito. Acompañarlos y compartir el camino, será una aventura para toda la familia. En Plaza Río 2, podéis encontrar una gran selección de libros, para todas las edades, tanto en Fnac como en Book Center, no dudéis en acercaros y dejaros asesorar.