LA CARA DE LAS EMOCIONES

Son reacciones de nuestro cuerpo ante algún estímulo del entorno o de nuestro propio organismo. La alegría, la ira, la tristeza, el miedo, la sorpresa o el asco…son muchas las emociones que podemos llegar a sentir en un día. Es fundamental que, desde pequeños, acompañemos a nuestros peques en este camino “emocional”, para que aprendan a identificar las distintas emociones y a no tenerles miedo.
Todas las emociones son importantes, debemos darles herramientas para que sepan, poco a poco, identificarlas y expresarlas.
Esta semana, os proponemos una manualidad familiar, con la que ir trabajando las emociones en familia. Consiste en una “Cara de las emociones”, donde todos los miembros de la familia podrán ir marcando como se sienten y sentirse acompañados.
Para preparar nuestra “Cara de las emociones”, necesitaremos los siguientes materiales:
• Cartón
• Folios de colores
• Tijeras
• Pegamento
• Lápiz o rotulador
• Encuadernadores
• Cordón fino

El cartón, podéis reutilizar cualquiera que tengáis en casa: de cereales, de cajas de embalajes…El resto de los materiales, podréis encontrarlos fácilmente en la sección de papelería de Alcampo.
Para comenzar, recortaremos en cartón las siluetas de la cara, la boca, la nariz, las mejillas, los ojos y las cejas. A continuación, forraremos las piezas con los folios de colores y pegamento. La cara, la podéis dejar en color cartón al natural o forrarla, según os guste más. En el caso de las mejillas, las hemos forrados por las dos caras, dejando una cara rosada y la otra con una lágrima. También, podéis colorear las piezas con pinturas en lugar de forrarlas.

   

Después, introduciremos los encuadernadores en las piezas pequeñas, excepto en las mejillas, que introduciremos el hilo fino, para que podamos darles la vuelta y aprovechar las dos caras. Una vez las tengamos todas listas, las colocaremos en nuestra cara, introduciendo los encuadernadores o el hilo en la silueta de la cara: la boca, la nariz, los ojos y sus cejas, las mejillas…

    

Una vez las tengamos colocadas del todo, ya podemos empezar a girarlas, dando vida a las diferentes emociones con el movimiento de las piezas: Alegría, enfado, tristeza, ira…También, podéis personalizarla colocándole pelo, para que se parezca más a cada miembro de la familia.

    

¡Mira todos estos ejemplos!